Libros de la edición boliviana Calibán y la Bruja de Silvia Federici | Foto: Muy Waso
¡Comparte ahora!

¿Por qué la edición boliviana de ‘Calibán y la bruja’ se presentará y ch’allará en una chichería del Valle Bajo? Todo tiene una explicación, todo se hila en una inagotable trenza feminista que crece y crece. Compartimos la nota de las editoras que se unieron para traer este libro fundamental al país.

laLibre | Mujeres, Territorios y Resistencias | Excepción

El libro que sostienes entre tus manos es, a estas alturas, un referente indiscutible para las luchas que emergen en diversas latitudes del mundo, para las voces que se levantan sin cesar y que quieren cambiarlo todo, para pensar y hacer un mundo otro. Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria de Silvia Federici se ha convertido en un texto que clarifica con lucidez la comprensión de las relaciones de dominación que nos circundan, aquellas que quedaron encubiertas en el proceso de transición al capitalismo; pero fundamentalmente nos presenta un conjunto de herramientas críticas que, poniendo en el centro la reproducción de la vida, alumbran horizontes de emancipación radical. De ahí la importancia que este libro tiene para las luchas feministas y, en general, para las luchas por lo común.

Estamos muy contentxs de presentar esta edición boliviana de Calibán y la bruja, que, creemos, tiene mucho que aportar al complejo momento que vive el país. La centralidad asumida por la política estatal en la última década, tuvo como correlato un proceso de despolitización y desarticulación hacia abajo de la sociedad boliviana, de las formas autónomas de gestión de la vida y de decisión política. El brutal avance del capitalismo depredador a lo largo y ancho del país, que se ha encontrado con resistencias diezmadas, es la dolorosa constatación de ello. Las ideas que Federici nos aporta son fundamentales para repensar la política insumisa y en femenino -diría Raquel Gutiérrez-, desde donde se van desplegando procesos organizativos rebeldes tan urgentes y necesarios en Bolivia, la región y el mundo.

Queremos presentar esta edición haciendo alusión a lo que Silvia nos convoca: alumbrar los saberes y prácticas cotidianas que sostienen la vida en nuestros territorios y que, por lo mismo, son insurgentes, opuestas a los procesos de miedo y muerte desplegados por el capital. Para ello, en la tapa, recurrimos a una ilustración de la chichera presente en el trabajo de Waman Poma. El trabajo de la chichera representa un conjunto de prácticas históricas en torno a la reproducción de la vida que hacen posible la alegría, la fiesta y el disfrute; pero a su vez, este hacer también es transgresión y rebeldía, ya que es ahí donde se sostiene y se recrea la relación con el mundo material, con la espiritualidad, con el maíz, la comunidad, el territorio y todo lo que ello significa para nuestros cuerpos, y que las relaciones de dominación siempre pretenden destruir o sojuzgar. Finalmente, son estos haceres colectivos, centrados en la reproducción de la vida, en su cuidado y disfrute, los que anudan una historia compartida -más allá de geografías distantes- con las brujas europeas a las que se refiere en este libro. Estos haceres dan cuenta de una lucha en común.

Nos complace, además, que esta edición del Calibán y la bruja esté escoltada por las palabras de Silvia Rivera Cusicanqui y por las de Virginia Ayllón, quienes, desde su agudo conocimiento de la realidad boliviana y su trayectoria política e intelectual nos ayudan a dar fuerza, a situar y a complementar el trabajo de Silvia Federici. Estamos agradecidxs con ellas por compartir su tiempo en este esfuerzo colectivo.
También agradecemos a lxs compañerxs de Traficantes de Sueños y Tinta Limón que, desde España y Argentina respectivamente nos provocaron, animaron y acompañaron en este proceso editorial. Y, en general, nuestra gratitud a todxs los que de alguna manera se comprometieron con este proyecto. Finalmente, nuestro más hondo reconocimiento a Silvia Federici, por su trabajo, dedicación y compromiso; con la certeza de que estas páginas nutrirán -como ya lo vienen haciendo- las luchas en nuestra región

¡Comparte ahora!