La activista argentina Lohana Berkins. | Foto: Creative Commons
¡Comparte ahora!

Te compartimos uno de los manifiestos que hace diez años en Latinoamérica y el Caribe se constituyó en un símbolo de la resistencia contra el racismo heteropatriarcal y capitalista.

La histórica feminista peruana Gina Vargas recuperó este documento imprescindible para la construcción de nuestras memorias feministas del 3 de marzo de 2009. El texto fue elaborado por referentas travestis en la edición onceava del Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe. Fue en ese mismo mitín cuando las travestis entraron por la puerta principal y dejaron este manifiesto, a estas alturas fundacional Fue escrito por Lohana Berkins y suscrito por todas.

Para Vargas “sigue siendo una pieza clásica que merece ser recordada como un texto fundacional del accionar y pensar travesti de la región”. Se trata de un símbolo de la resistencia contra el racismo heteropatriarcal y capitalista. Lo compartimos a continuación.

Tal vez también te interese leer: Lemebel: Los mil nombres de María Camaleón

Declaración de Travestis Feministas en el XI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe

Estimadas Compañeras

Las travestis, transgéneros, transexuales y mujeres que tenemos la dicha de compartir este espacio con todas celebramos la realización de este evento y sobre todo celebramos la presencia de todos los feminismos y todas las feministas.

No somos ni nos consideramos nuevos sujetos o nuevas sujetas del feminismo. Somos diversas travestis, transexuales, transgéneros, muxes, mujeres, vestidas, parecidas, colitas y los miles de nombres distintos que toman nuestras identidades. Estamos aquí porque como todas las presentes, somos feministas cada una a su modo y gusto.

También somos lucha, resistencia, nombres propios, somos cuerpos y pasiones feministas enfrentando al sistema patriarcal que nos oprime a veces de manera idéntica y otras veces de manera diferente a como oprime a cada persona, sujeta o sujeto que no encaja en sus parámetros normativos de privilegio.

Levantamos todas las banderas de nuestras luchas: por la despenalización del aborto, por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, sobre nuestros placeres, sobre nuestras sexualidades, sobre nuestras historias, sobre nuestras identidades.

Condenamos la trata y la explotación infantil, somos personas que el patriarcado pone en situación de prostitución, pero que no aceptamos la prostitución como un destino, exigiendo que se nos reconozca como fuerza productora de trabajo.

Somos feministas de la diferencia y también de la igualdad, feministas de la autonomía. Autonomía de los poderes para decidir sobre nuestros propios cuerpos, a transformarlos, a travestirlos.

Somos lesbianas, heterosexuales, travestis, transexuales, bisexuales, transgéneros, intersex. Somos las que nos enfrentamos al patriarcado todos los días en todos nuestros actos.

Somos negras, indígenas, mujeres judías y palestinas, somos putas, somos pobres, campesinas, somos jóvenes, somos viejas, somos feministas de todos los colores existentes

Rechazamos la criminalidad de nuestras identidades a través de leyes represivas, códigos contravencionales, códigos de faltas o cualquier otra ley basada en pretendida moral y las buenas costumbres,

Rechazamos todos los fundamentalismos aun los propios que sostienen el biologicismo como un destino e invitamos a desdibujar los márgenes de los cuerpos, las subjetividades. Los deseos.

Exigimos que se reconozca nuestra historia y nuestro activismo, contra todas las opresiones, no solo por quienes nos oprimen sino entre quienes son compañeras de lucha. Exigimos también estados laicos porque entendemos que sin la injerencia de la religión muchas opresiones dejarían de existir.

Exigimos derecho a la educación, a la salud, a la vivienda para todas nosotras como un derecho humano inalienable, porque defender los derechos humanos de mujeres travestis, transexuales, lesbianas, vestidas, colitas y tantas más, es defender los derechos humanos.

Celebramos la presencia en este encuentro de las artistas y en especial de las cabareteras porque creemos que el humor y la irreverencia son profundamente feministas.

Agradecemos las más de 300 adhesiones recibidas, entre las que se encuentran las siguientes. Si alguien mas se quiere agregar a la lista, lo agradeceremos.

¡Comparte ahora!