Fotograma de la película 'Deep Blues: A Musical Pilgrimage to the Crossroads' | Foto: Difusión
¡Comparte ahora!

El blues es uno de los géneros más universales que existen y sus raíces se hunden quizás hasta el origen mismo de la humanidad. Para entenderlo, disfrutarlo y sentirlo te compartimos cinco documentales imprescindibles.

Ramiro Fauno Martínez

Para comenzar, debo decir que pese a que podría citar varios filmes como Blues Brothers, Cadillac Records, Crossroads –entre muchas otras películas de ficción, basadas en hechos reales-, que abordan el blues, que son interesantes y que de alguna forma sirvieron de carnada para que fanáticos de este género quedáramos obsesionados para siempre con este fascinante ritmo. Pero, prefiero hacer una lista con documentales, que siento mucho más vitales, contados por los mismos protagonistas, amigos o familiares, que vivieron y viven el blues como algo que forma parte de su día a día.

1. Can you hear the wind howl? The life and music of Robert Johnson (Peter Meyer, 1997)

Este documental es el mejor que he visto sobre la vida de Robert Johnson, el personaje más misterioso y mitológico de la historia del blues. Narrado por Danny Glover y con partes actuadas por Keb’ Mo’ (otro músico de blues) representando a Robert Johnson. Muestra entrevistas a Johnny Shines y Honeyboy Edwards, compañeros de ruta del mítico blusero, y también a familiares de la leyenda. Además, muestra los lugares donde vivió y grabó las inmortales canciones. También trata sobre la famosa historia del pacto con el diablo, en la encrucijada de caminos en Mississippi. Un documento imperdible para cualquier fanático del blues.

2. Martin Scorcesse presents The Blues: The Soul of a Man (Win Wenders, 2003)

Martin Scorcesse presents The Blues, fue una serie de documentales (siete en total) que se realizaron bajo la supervisión del afamado cineasta alemán para su difusión en televisión. El mejor de toda la serie, para mí, es este documental: The Soul of a Man. En él se presenta la vida y obra de tres bluseros legendarios: Blind Willie Johnson, Skip James y J. B. Lenoir. Lo que hace increíble a este documental es la habilidad del director de conectar la música de estos músicos antiguos de blues rural, con un numeroso grupo de rockeros y artistas en general (Beck, John Spencer Blues Explosion, Nick Cave y Alvin Youngblood Hart, entre muchos otros), quienes a lo largo del documental interpretan los viejos blues en formas totalmente originales y variadas, demostrando de esta forma la plena vigencia de este género en el nuevo siglo.

3. Blues Britannia, Can Blue Men Sing the Whites? (BBC, 2010)

Este excelente documental, realizado por la BBC de Londres, muestra a todos los protagonistas en sus propias palabras y gestos. Miembros de bandas como The Animals, Cream, The Yardbirds, Rolling Stones, Fleetwood Mac, cuentan cómo nació esa obsesión de la juventud británica de los 60 por un género tan lejano y ajeno a su realidad. Un fenómeno que después sirvió para crear el rock y que incluso sigue sonando en nuestros días. Además, ayudó a que los norteamericanos descubran que esos nombres tan extraños (Howlin Wolf, Muddy Waters, etc.) que aparecían como autores de los temas favoritos de bandas como los Rolling Stones, eran, en realidad, músicos locales que vivían olvidados, trabajando como barrenderos o lavaplatos en su país.

4. Deep Blues: A Musical Pilgrimage to the Crossroads (Robert Mugge, 1992)

A partir de este documental ya no hablamos del blues como algo anacrónico, perteneciente a museos o estudios académicos e históricos. Esta película nace a partir de la inquietud de Dave Stewart (miembro de la banda Eurythmics), quien escogió un proyecto que tenga que ver con el blues para inaugurar una productora de filmes de su propiedad. Junto con el periodista y fanático de blues Robert Palmer (autor del libro que da nombre a la película) deciden viajar a Mississippi, a principios de los 90, para grabar de forma profesional y con la mejor tecnología disponible a músicos de blues que estaban tocando y viviendo el blues como algo actual y vigente. Artistas componiendo su propio material y desarrollando nuevas formas de blues, tocando todos los fines de semana para gente del lugar en boliches ruidosos y atiborrados, donde a nadie le importa el aspecto académico del blues: solo quieren pasar un buen rato bailando, tomando unas cervezas y escuchando su música favorita. Como dato aparte, fue gracias esta película que conocí una nueva forma de blues: el North Mississippi Hill Country Blues. Justamente en este documental se pueden ver actuaciones de Junior Kimbrough y de R. L. Burnside, tocando dos de sus mejores temas en la puerta de su casa.

5. You See me Laughin’ – The Last of the Hill Country Bluesmen (Mandy Stein, 2002)

Finalmente, esta es la medicina apropiada si es que te pegaste el virus del Hill Country Blues, una forma de blues nueva y totalmente original, que ha surgido en la zona quizás más apartada y pobre de Estados Unidos: el norte de Mississippi, donde nunca hubo las grandes plantaciones de algodón y donde el tiempo parece que no pasara. La película muestra el desarrollo del sello Fat Possum Records, vital para que grandes bluseros de este estilo puedan grabar sus primeros discos y ser reconocidos y aclamados a nivel mundial. Gente como RL Burnside, Junior Kimbrough, T Model Ford y Asie Payton habrían muerto y con ellos también su poderosa e hipnótica música: un blues más cercano a la música monocorde de ciertas tribus africanas que al típico blues de 12 compases. Fanáticos y seguidores de este género como los Black Keys, los Jon Spencer Blues Explosion o el mismísimo Iggy Pop pueden confirmar que el descubrimiento de este tipo de blues es como un segundo nacimiento del blues. Si te gusta el blues, estás obligado a ver este genial documental.

Conoce la banda de Ramiro: Poncho Blues Band

¡Comparte ahora!