¡Comparte ahora!

Virginie Despentes retrata su mirada feminista  desde una lectura personal de la prostitución, la violación, la represión del deseo, la maternidad y la pornografía.

En el volumen, la autora francesa comparte su propia experiencia para hablarnos sin tapujos ni concesiones sobre la prostitución, la violación, la represión del deseo, la maternidad y la pornografía.

“Escribo desde la fealdad, y para las feas, las viejas, las camioneras, las frígidas, las mal folladas, las infollables, todas las excluidas del gran mercado de la buena chica, pero también para los hombres que no tienen ganas de proteger, para los que querrían hacerlo pero no saben cómo, los que no son ambiciosos, ni competitivos, ni la tienen grande. Porque el ideal de la mujer blanca, seductora, que nos ponen delante de los ojos es posible incluso que no exista”, apunta la autora.

Despentes —”una especie de heroína de culto, una santa patrona de las mujeres invisibles”, según dijo The New York Times— es novelista y directora de cine. Transgresora y provocadora, su mirada punzante sobre nuestra sociedad nunca está exenta de un toque de ironía.



A los diecisiete años dejó el colegio y se marchó a vivir a Lyon, donde encontró empleo en una tienda de discos, colaboró en revistas musicales, cantó en un grupo de rap y trabajó en un peep-show. La popularidad le llegó con su primera novela, Fóllame (Reservoir Books, 1998), que fue llevada a la gran pantalla. Desde entonces ha publicado libros como Perras sabiasLo bueno de verdad y Apocalypse bébé, galardonada con el prestigioso Prix Renaudot.

En 2006 publicó su ensayo autobiográfico Teoría King Kong, donde se postula como una de las defensoras del posfeminismo. Con la trilogía Vernon Subutex, Despentes se reafirma como una voz imprescindible de las letras francesas.

Vía Culto

¡Comparte ahora!