‘No estoy loca, soy un cyborg’, una charla con la artista Serena Vargas

Fotograma de uno de los videos que componen la muestra 'No estoy loca, soy un cyborg'. Foto: Yeyo Quispe

La artista, performer, fotógrafa y panadera Serena Vargas comparte con nosotras una mirada muy íntima de su última muestra: No estoy loca, soy un cyborg. La expo estará disponible en el Museo Nacional de Arte, en la ciudad de La Paz, hasta el 9 de agosto.

«Me cansé de ser la hija, la madre, la esposa, la novia, la amiga, la mujer, el ser humano en sí. Me cansé. Yo utilicé al arte como una posibilidad de dejar de ser eso y ser otra cosa», dice Serena Vargas

Nació en Punata, una población a unos 50 kilómetros de la ciudad de Cochabamba. Es artista performática desde hace más de siete años. También es fotógrafa, licenciada en publicidad y panadera.

Muchas de sus obras tienen origen en sus propias experiencias de vida. Racismo, violencia contra la mujer, memorias personal y colectiva son algunos de los temas a los que se acerca a través de propuestas artísticas arriesgadas y provocadoras.

«Necesito hacer la obra para seguir existiendo, yo utilizo el arte así. (Me) permite que ese algo que no quiero que se muera, siga existiendo»


Si disfrutas conocer a mujeres bolivianas admirables a través de nosotras, ayúdanos a seguir haciendo un periodismo comprometido con ellas y sus historias. Déjale un aporte a nuestro CHANCHITO y construyamos juntxs el periodismo boliviano del futuro.
  ¡QUIERO APORTAR AHORA! 

Soy un cyborg

«Si tu casa fuera el mundo, ¿tú quien serías dentro de ella?», así arranca el texto curatorial que acompaña la más reciente muestra multidisciplinaria de Serena: No estoy loca, soy un cyborg.

Este proyecto artísticos se compone de objetos performáticos, video arte y video performance .

Serena Vargas en la inauguración de su muestra ‘No estoy loca, soy un cyborg’. Foto: Aldair Indra

No estoy loca, soy un cyborg se gesta a partir del cuestionamiento a los cánones, normativas y encasillamientos sociales impuestos. Es un proyecto que trabaja desde el dolor y  en los espacios cotidianos donde coexistimos.

En la obra también se pretende transformar el concepto de lo cyborg, que trasciende la idea del sujeto híbrido (orgánico o cibernético), hacia otra forma de existencia.

Más allá de haberse concretado en una muestra, Serena aclara que esta obra es un proyecto en construcción, una especie de laboratorio que comenzó en 2016.

«Cada pieza es un fragmento de este ensayo. No es una obra acabada, no es una muestra finalizada es el ensayo, es el proceso. Ahí en ese proceso es donde yo encuentro que está la obra».

Como en trabajos previos de Serena, No estoy loca, soy un cyborg es una obra que nace de una experiencia personal, casi íntima.

«Esta propuesta la he usado para continuar…  al menos a través de la ficción y el arte «

Trabajadorxs del arte

Serena reivindica la importancia del trabajo artístico en Bolivia, especialmente por lo que representa para el desarrollo del pensamiento y el conocimiento en Bolivia.

Sin embargo, aclara que los artistas encuentran muchas limitaciones y adversidades para desarrollar su labor.

«Ser artista en Bolivia, no es rentable pero es necesario»

Visita  la muestra de Serena Vargas hasta el 9 de agosto en el Museo Nacional de Arte de la ciudad de La Paz.

Mira otras obras de la artista aquí.


Hicimos esta entrevista y armamos esta audionota gracias al apoyo de Nicole Torres, Paloma Rojas, Andrea Puente, Jessica Rojas, Paulette Salinas y otras cientos de personas que creen en nuevas formas de hacer periodismo en Bolivia. Tú también puedes ayudarnos a seguir en línea, dejándole un aporte a nuestro CHANCHITO

  ¡QUIERO APOYARLAS AHORA!  
Salir de la versión móvil