Mujeres Creando: hay 9 tipos de abuso judicial contra víctimas de violencia

Mujeres Creando denunció públicamente a 240 feminicidas, violadores y operadores de justicia corruptos en una «galería de la vergüenza».

La vigilia convocada por la organización feminista, en vísperas del 8M, reunió a cientos de mujeres de al menos 15 puntos del país. Se concentraron en el Tribunal Departamental de Justicia de La Paz.

Órdenes de libertad pura y simple o detención domiciliaria, venta de pruebas e incumplimiento de funciones. Estas son algunas de las nueve formas de abuso de poder que impiden que las bolivianas accedan justicia. Todas fueron identificadas en la revisión de cientos de carpetas realizada por Mujeres Creando en las últimas semanas.

Los casos fueron recopilados a través de los Teléfonos de la Esperanza de Mujeres Creando, en coordinación con cinco organizaciones feministas del país. Este trabajo permitió evidenciar nueve tipos de corrupción y negligencia que obstruyen el acceso a justicia para mujeres víctimas de feminicidios, violaciones y otras formas de violencia machista.

Instalación de la vigilia en el Tribunal de Justicia de La Paz. Foto: Cayara Aguilar

El proyecto se realizó durante un mes. El trabajo demandó 12 horas diarias, los siete días de la semana, explicó María Galindo, en representación de Mujeres Creando. En este periodo se revisó “carpeta por carpeta” cada causa presentada ante las colectivas feministas.

María Galindo destacó, a modo de denuncia, que este esfuerzo feminista trabajó con “más del doble de carpetas que la Comisión (de Revisión de Casos de Violación y Feminicidio) oficialista”.

Nueve formas de abuso de poder

Corrupción y negligencia resumen los abusos que evitan que las mujeres y sus familias tengan justicia durante los proceso judiciales de feminicidio o violación. Según el relevamiento hecho por Mujeres Creando, estas son los hechos irregulares más recurrentes:

  1. Libertad pura y simple para feminicidas y violadores.
  2. Detención domiciliaria para acusados y sentenciados por feminicidio y violación
  3. «Extravío» de pruebas.
  4. Venta de pruebas: “los investigadores no trabajan, sino que venden pruebas a la parte contraria”, denunció María Galindo.
  5. Limitaciones del Ministerio Público.
  6. Insuficiencia de juzgados especiales.
  7. No se realizan las pericias correspondientes.
  8. Muchos casos de feminicidios se tipifican como «lesiones seguidas de muerte».
  9. Los delitos de violación se tipifican como estupro.

La “alfombra de la vergüenza”

Durante la vigilia iniciada el 7 de marzo, se extendió una alfombra con los rostros de 240 feminicidas, violadores, jueces y funcionarios corruptos. La instalación fue realizada frente al Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (TDJ) y se bautizó como la «alfombra de la vergüenza».

“¡Aquí están, estos son la justicia criminal!”

Intervención feminista al Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Foto: Cayara Aguilar

En el mismo TDJ, las activistas y familiares de víctimas de esos delitos se instalaron durante 24 horas. Esta fue la protesta más prolongada por el Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras que se haya registrado en el país.

La protesta, denominada “Acción en Legítima Defensa de las Vidas y las Libertades de la Mujeres” y convocada por la colectiva Mujeres Creando, congregó a activistas de El Alto, La Paz y otras 13 delegaciones de todo el país. Tanto de provincias como de ciudades capitales.

Una marcha histórica

María Galindo destacó esta movilización como “histórica” por su magnitud, pero también por haber logrado una vigilia de 24 horas continuas en el tribunal paceño.

Representantes de Mujeres Creando en la marcha del 7 de marzo, antes de la vigilia. Foto: Cayara Aguilar

La marcha comenzó el 7 de marzo en la ciudad de El Alto y luego llegó al centro de la sede de Gobierno. En el trayecto, se escuchaba un coro de gritos exigiendo justicia para las mujeres violentadas.

La violencia patriarcal y machista en Bolivia tiene a los agresores tanto en las calles como en el mismo sistema judicial.

En la movilización también se entonó el “anti-himno”, una versión feminista del himno nacional boliviano. La canción fue intervenida por Alejandra García, Jessica Velarde y María Galindo.

A la vigilia también se presentaron dos integrantes de LasTesis. La colectiva feminista chilena es mundialmente conocida por la creación de la intervención artística Un violador en tu camino. El proyecto se centra en una canción de protesta que también se interpretó con las bolivianas movilizadas durante el 8M.

Salir de la versión móvil