Milanesas de berenjena

En la cocinita no solo preparamos recetas vegetariana deliciosas. También aprendemos muchísimo sobre nuestros ingredientes. La protagonista de hoy, para unas crujientes milanesas, tiene una historia que comienza 2000 a. e. c. y llega a nosotrxs desde el lejano oriente.

Los primeros registros históricos sobre las berenjenas en castellano nos llevan hasta el Cancionero de Baena, que conservaba Isabel la Católica en su biblioteca personal.

Estos enormes frutos morados llegaron a nosotres con la colonización y desde la India.

Por eso para acompañar la cocinada te dejamos este descubrimiento musical indú que nos dejó encantadas.

 

Milanesas de Berenjena

Porciones: 2 personas
Tiempo de elaboración: 40 minutos
Dificultad: Medio
Imprimí la receta

Ingredientes:

  • 2 berenjenas medianas
  • Pan molido
  • Ajo en polvo
  • Orégano
  • Pimienta
  • Harina
  • 1 Huevo (opcional)

Preparación:

  1. Antes de comenzar a cocinar debes desamargar las berenjenas, este paso es el más importante: lava las berenjenas y córtalas en rodajas de medio cm aproximadamente. Acomodalas una al lado de la otra en una bandeja y échales sal a ambos lados. Debes dejarlas así durante 30 minutos. Verás que soltaran un líquido café.
  2. Pasado ese tiempo, tira el agua que soltaron las berenjenas, enjuagalas y sécales con papel absorbente.
  3. En un bowl mezcla la harina, una pizca de sal, pimienta y ajo en polvo. En otro bowl mezcla el pan molido, otro poquito de sal y el orégano y en un tercer recipiente rompe un huevo y bátelo con un tenedor hasta tener una mezcla homogénea. Si quieres hacer una versión vegana en vez de huevo puedes usar linaza remojada o chía remojada aquí te dejamos un tutorial.  
  4. Pasa cada rodaja de berenjena, primero por la harina, luego por el huevo o chía y finalmente por el pan. Presiona fuerte las milanesas con las manos para que todos los ingredientes queden bien adheridos.
  5. Fríe las berenjenas en abundante aceite, debe estar bien caliente para que no absorban demasiada grasa.
  6. Sácalas a un papel absorbente cuando estén doradas de ambos lados.
  7. Puedes acompañarlas con papas al horno y una ensalada de zanahoria y cocida tomates.
Salir de la versión móvil