Cristina Peri Rossi y un Premio Cervantes que llega a sus «casi 80 años»

Un retrato de 1986 de la poeta lesbiana Cristina Peri Rossi. Foto: Dominio Público

La escritora uruguaya y militante LGBTIQ+, exiliada en España desde 1972, fue elegida para recibir el galardón literario más importante de la lengua castellana a sus 79 años, dos días antes de celebrar los 80 años.

La cuentista y poeta uruguaya Cristina Peri Rossi fue elegida como la ganadora del Premio Cervantes 2021, según se informó este miércoles (10.11.21). Aquejada por un broncoespasmo y una insuficiencia cardíaca, la autora se convirtió en la sexta mujer en llevarse el galardón en 45 años de historia.

La militante LGBTQ+ y autora pionera en Latinoamérica nació en Montevideo, el 12 de Noviembre de 1941. Reconocida como una de las escritoras más importantes de la región, la uruguaya tuvo que hacer frente a la discriminación luego de declararse abiertamente lesbiana.

Es una escritora, traductora y activista política uruguaya exiliada en España desde 1972. Desde entonces vive en Barcelona, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera literaria y donde también recibió la noticia del galardón.

Peri Rossi es una cuentista contemporánea, destacada a partir de la década de 1950. Considerada una de las escritoras más importantes de habla castellana, traducida a más de veinte lenguas, incluidas el yiddish y coreano.

Sin embargo, fue censurada durante la dictadura militar que gobernó Uruguay de 1973 a 1985. A pesar de su exilio en España bajo el régimen de Franco, y también después en París, la autora siguió publicando obras de alto contenido político.

En sus poemas ella desarrolla con maestría el erotismo de mujeres, un buen ejemplo es el poema «Cas Foscari».

Cas Foscari

Te amo como mi semejante

mi igual mi parecida

de esclava a esclava

parejas en la subversión

al orden domesticado.

 

Te amo esta y otras noches

con las señas de identidad

cambiadas

como alegremente cambiamos nuestras ropas

y tu vestido es el mío

y mis sandalias son las tuyas

como mi seno

es tu seno

y tus antepasadas son las mías.

 

Hacemos el amor incestuosamente

escandalizando a los peces

y a los buenos ciudadanos de este

y de todos los partidos.

 

A la mañana, en el desayuno,

cuando las cosas lentamente vayan despertando

llamaré por mi nombre

y tú contestarás

alegre,

mi igual, mi hermana, mi semejante.

 

Salir de la versión móvil