¡Comparte ahora!

Nueve militares retirados  fueron sentenciados por el asesinato del músico, acribillado días después del golpe de Estado que instaló la dictadura de Augusto Pinochet, en 1973, según informó el Poder Judicial de Chile.

Alejandro Jofré

Jara, mártir y pieza clave de la Nueva Canción Chilena, fue detenido, torturado y asesinado de 44 balazos días después de instalada la dictadura de Pinochet, el 11 de septiembre de 1973.

“El ministro en visita de causas de derechos humanos, Miguel Vázquez Plaza, condenó a 9 miembros del Ejército en retiro por su responsabilidad en los homicidios del cantautor Víctor Jara Martínez y el ex director de prisiones Littre Quiroga Carvajal, ocurridos en septiembre de 1973 en Santiago”, indicó un comunicado de prensa del Poder Judicial.

El juez sentenció a los acusados del crimen a 15 años y un día por su responsabilidad como autores de ambos homicidios. Además, todos fueron condenados a otros tres años de presidio por su responsabilidad como autores de secuestro simple de ambas víctimas.

Víctor Lidio Jara Martínez, autor de un potente trabajo artístico plasmado en numerosos discos, obras de teatro y actuaciones en vivo que lo consagraron como una de las más grandes figuras de la música popular chilena, fue detenido en la Universidad Técnica del Estado, donde ejercía como profesor, el 12 de septiembre de 1973, un día después del golpe que derrocó al entonces presidente socialista Salvador Allende, de cuyo proyecto era activo defensor.

De inmediato, el hombre de “Cuando voy al trabajo” fue encarcelado en el centro de Santiago junto a otras cinco mil personas en el estadio Chile, un recinto deportivo que hoy lleva su nombre, donde fue reconocido por militares que lo torturaron brutalmente hasta causarle la muerte.

En 1990, la denominada Comisión de Verdad y Reconciliación determinó que Víctor Jara fue acribillado con 44 disparos el 16 de septiembre de 1973 en el Estadio Chile y que fue tirado a unos matorrales en los alrededores del Cementerio Metropolitano, ubicado a orillas de la Carretera 5 Sur.

Luego, el hombre de “Te recuerdo Amanda” fue arrojado en un depósito de cadáveres, donde le asignaron las siglas NN, y donde más adelante sería identificado por su esposa, la coreógrafa de origen británico Joan Turner. Sus restos fueron enterrados en el Cementerio General de Santiago de Chile donde permanecen hasta el día de hoy.

 

Vía Culto

¡Comparte ahora!