¡Comparte ahora!

Nuestros aliades de la Ramona sacaron hace dos semanas un especial dedicado al centenario de uno de los creadores más importantes en la historia del cine: Ingmar Bergman. Te dejamos un bocado de esta publicación: un acercamiento a Gritos y susurros.

Sebastián Morales

Ingmar Bergman  (Upsala, 1918) es un cineasta–filósofo no tanto por el contenido de sus obras, sino más bien por las ideas formales que destilan sus películas. No por el hecho de que las películas hablen de y con la muerte, de la locura, de la identidad o de la soledad, sino por la manera en que encuentran estos temas un desarrollo cinematográfico. Esto se hace evidente sobre todo en tres películas de Bergman: El séptimo sello, Persona y Gritos y susurros.

En la imagen central de Gritos y Susurros vemos a una mujer más o menos joven en sus últimos momentos, mientras que sus dos hermanas y su empleada doméstica cuidan de ella. Esta imagen se va ir desarrollando a lo largo de la película a partir de diferentes aspectos. La imagen es la culminación de un proceso de construcción, que acaba evidentemente con la muerte, pero sobre todo habla de la experiencia de la vida sobre la muerte. Como menciona Sloterdijk: la muerte es terrible para los que quedan vivos, porque son ellos la que la sufren.

En ese sentido, Bergman se concentra en la vivencia de la muerte de las cuatro mujeres que protagonizan la película. Desde el dolor propio del gesto de morir, pasando por las vivencias pasadas que esta experiencia activa en las otras protagonistas, hasta la soledad intrínseca que implica la desaparición (experimentada no por las hermanas, sino por la empleada doméstica). Estas experiencias tienen un tratamiento cinematográfico en el momento en que hay una exploración de un espacio en concreto: la casa.

En especiales cinéfilos también tenemos: Wong Kar-wai y el origen del universo

La casa es el espacio de las experiencias pasadas de las hermanas, por tanto, está cargada de una emocionalidad temporal. Pero es también el espacio en donde se habita y en tanto se cuenta la experiencia de la muerte, Gritos y Susurros es también la narración del vaciamiento de un espacio.

Puedes revisar el material completo aquí.

Vía Ramona Cultural

¡Comparte ahora!