¡Comparte ahora!

Comenzando con Adela Zamudio, en cuya memoria se celebra el Día de la Mujer Boliviana, te ofrecemos un listado, a modo de invitación a leerlas, a 11 figuras importantes de la literatura escrita por mujeres en Bolivia.

Las mujeres de la literatura boliviana tienen un rasgo particular, al parecer inherente a ellas. A la vez de trabajar su obra con gran rigor y explorar temáticas de lo más diversas, todas ellas también ofrecieron y ofrecen combate en la opinión pública frente a conservadurismos imperecederos o que suelen camuflarse a través de los años.

Si en 1913 Adela Zamudio tuvo que enfrentarse mediáticamente contra un representante de una de las instituciones intocables de su época, la Iglesia Católica, en 2018, Liliana Colanzi tuvo que vivir una situación similar al cuestionar “los jueves de frater”, una institución cultural cruceña, al parecer, también intocable. 105 años después, aunque con distintos personajes, la historia, de alguna forma, se repite.

Si a principios del siglo XX la élite social cochabambina, ultrareligiosa y clasista, hizo escarnio y vilipendió públicamente a Zamudio por haberse atrevido a confrontar a Fray Pierini, a inicios del XXI, Colanzi también tuvo que soportar, aunque con un gran respaldo popular, los embates de una élite cruceña económica, cultural y social, violenta y misógina.

Esta impronta patriarcal y machista, que parece mantenerse inerme al paso de los años, sin embargo, no puede considerarse como una derrota, bajo un signo pesimista. Por el contrario, que la vena combativa de Zamudio, célebre figura anticlerical y feminista en su época, pese a su ferviente religiosidad y moral conservadora, permanezca incendiada y contestataria en la voz de nuevas generaciones de poetas y narradoras es un rasgo alentador.

Así como Zamudio supo cuestionar el orden social establecido, alentando la educación laica, el matrimonio civil o el derecho al divorcio, las escritoras de hoy luchan, desde o por fuera de su obra, por quebrar las estructuras de desigualdad, por legitimar el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos o por alzar la voz en contra de los abusos sistemáticos que buscan silenciarlas.

Pusimos como ejemplo a la cruceña Colanzi, que se ganó un espacio de disidencia en el seno mismo de uno de los medios más comprometidos en reforzar los machismos bolivianos, pero también están su coterránea Giovanna Rivero y Magela Baudoin, con su proyecto editorial Mantis, una apuesta política y estética que toma como metáfora el espíritu de ese insecto para descubrir, destacar y difundir la obra de mujeres de la literatura contemporánea nacional e internacional.

Y la lista continúa.

La orureña Hilda Mundy, con su escritura ácida e irónica sobre la sociedad de su tiempo, la Guerra del Chaco y el lugar que ocupaba la mujer en ese contexto. Fue, además, el antecedente a la célebre revista Feminiflor en 1921.

Luego vendrán Virginia Estenssoro, Blanca Wiethüchter, Norah Zapata, Matilde Casazola, entre tantas otras, que, como bien apunta Vicky Ayllón en su artículo “Debates en el feminismo boliviano”, aunque sus obras no hayan sido creadas y estudiadas estrictamente desde las miradas feministas, conservan la fuerza de un ideario feminista diverso y potente.

No obstante, siguiendo las reflexión crítica de Ayllón, no basta con mitificar y difundir la obra de nuestras escritoras, sino que debe iniciarse un camino de estudio, sistematización y complejización del debate feminista dentro la academia y las artes bolivianas.

Pensar los feminismos, desde nosotras mismas y las que nos antecedieron, es un proyecto urgente en el tiempo político que nos toca vivir.

¡Comparte ahora!

2 thoughts on “11 escritoras bolivianas que no puedes dejar de leer”

  1. Viejas, esa lista es según el facebook… no están las mas duras… ni Spedding, ni Emma Villazón, ni Mónica Velásquez, que, aunque cuestionable, es como la maestra no mediática de muchas de estas de aquí…
    Ese su feminismo de redes sociales…

    1. Spedding no es boliviana. Tienes razón con la omisión de Emma Villazón, asumimos la culpa. Con lo de Mónica Velásquez, no estamos de acuerdo. De todas formas, la intención no es armar un canon (jajajaja), son solo sugerencias. Bajale a tu antifeminismo intelectualoide, amegoh.

Comments are closed.